Compartir
Y un día los individuos y marcas dirán: Ya estuvo. #MartesDeCaso #Troll

Y un día los individuos y marcas dirán: Ya estuvo. #MartesDeCaso #Troll

Dentro de los equipos de Presencia la frase «nos están trolleando» ponen a temblar a más de uno; en el mundo personal más de una persona a decidido cerrar sus perfiles por el trolleo que le dan. Pero eso hoy esta cambiando. Ya no más.

Hace unos días estuve en la FES Acatlán dando una conferencia sobre lo que estaba pasando con el mundo Social Media, y uno de los puntos que comentamos, fue precisamente el como las Marcas y las personas iban a comenzar a hacerle frente al trolleo (críticas o ataques) que reciben.

Comentaba en aquella ocasión, que todos tenemos el derecho a expresar nuestro malestar o queja con una persona o empresa, pero al mismo tiempo esa persona o empresa no tiene porque estar tolerando insultos de tu parte.

El gran detalle es que «tenemos miedo» a que hablen mal de nosotros, claro, a nadie le gusta. Hoy en día no nos debe dar miedo o pena que alguien hable mal de nosotros, nos debe dar pena el hecho de no responder ante nuestros errores.

La Nueva Perfección se llama Responsabilidad.

Tratar de ser intachables es imposible, porque personas o marcas son operadas por seres humanos y al haber un humano de por medio es muy probable que algo pueda salir mal, en ese modelo no vamos a llegar muy lejos. Como personas o empresas, tenemos que ser responsables ante nuestros actos, y si la regamos, pues habrá que dar la cara y reparar lo que haya que reparar, y si podemos hacer esto de forma pública que mejor. Ser responsable es el camino.

Pero ¿qué hacer cuándo alguien se pone súper intenso y todo lo que hace es criticarte?

Si tu ya fuiste responsable, ya no hay nada más que hacer. Ya es un tema de necedad, es un tema de que esa persona siente «un poder» al estarte criticando y al tú estarle prestando atención. Va a jugar contigo hasta que tú decidas poner un alto.

Es hora de hacerles frente. Es hora de invertir los papeles. Ahora somos nosotros quienes alzamos la voz y decimos, oye, ¿a poco crees que aquí puedes tirar la piedra y salir corriendo? Los invito a ver este vídeo con el caso de una profesora que decide hacerle frente a estudiantes que la ofenden en Twitter.

 

Oye Jorge, pero es el Twitter de los estudiantes, ¿por qué se mete?

Lo público es público. Bien dicen, el pez muere por su propia boca.

Oye Jorge, pero ¿entonces las marcas deben atacar a sus trolls?

No se trata de atacar, se trata de entender que aunque todas las marcas nos importan nuestros clientes, tampoco tenemos porque recibir abusos. En los buenos restaurantes, si te pones intenso con un mesero, te invitan a retirarte, ¿por qué? porque la persona efectivamente esta para servirte pero no por eso tiene que tolerar malos tratos. ¿Recuerdan la historia del pasajero que hacía comentarios racistas de otro y el capitán del vuelo lo movió a primera clase?.

Oye Jorge, ¿no crees que me puedan correr de mi empresa si propongo este tipo de cosas?

Como todo cambio, se requiere tacto al manejar el tema y un proceso de concientización para que algo se de. Aquí lo importante es que uno como persona, o como parte del equipo de presencia de una marca, piense: «a ver, ¿hasta dónde esta bien que me den duro y cuando considero que ya se pasan de la línea?» y de ahí comenzar a definir nuestra forma de actuar para cuando se presente el caso. Tocar el tema ya es un buen inicio.

Oye Jorge, ¿no se te hace demasiado agresivo esto?

Cada quien debe ser responsable de sus actos. Piensa antes de actuar.

En lo personal no me gusta la violencia pero a mí hijo le dije: «si un día un niño te pega, pégale más duro y verás como no te vuelve a molestar«. A mí me funcionó.

Saludos,
Jorge Avila

Follow @jorgeavilamEncuéntrame en Google+Conoce más sobre Jorge AvilaView Jorge Avila's profile on LinkedIn

Pd. Sí, seguramente tengo algún trauma.